Si bien la pesca es un deporte que caracteriza a quienes lo practican por su paciencia, incluso es precisamente eso lo que lo hace atractivo, convirtiendo todo el proceso en parte del disfrute. Desde preparar los aparejos, hasta el lanzamiento de la caña, pasando por el traslado al lugar seleccionado, el control del clima y las corrientes, la compra de cebos, disponer de vestimenta adecuada, todo ello forma parte de un ritual que no siempre tiene por qué desembocar en el éxito de las capturas, ni por cantidad ni por tamaño.Muchos son los que ya disfrutan sólo con todo lo anterior y su rato de soledad o con amigos en torno a la posibilidad de volver a casa con algún trofeo. A pesar de que en muchas de las ocasiones ni siquiera ocurra. No obstante, como en todo, hay quienes lo llevan un poco peor y no se conforman con eso sino que necesitan que sus anzuelos hagan diana para sentirse satisfechos.

Y para ellos la tecnología ha encontrado una solución. Durante el último evento CES, la feria de electrónica de consumo más importante del mundo, celebrada en Las Vegas cada año en enero, se presentó un dron submarino llamado Power Ray ideado y diseñado para facilitar la tarea de pescar.

Dron submarino para pesca Power Ray

Ha sido una de las revoluciones presentadas durante la feria al poner de manifiesto que los vehículos no tripulados ya no son solo algo que surca los cielos sino que mares y ríos tampoco se libran de su presencia.

El objetivo de este dron submarino no es otro que atraer a los peces hacia el lugar donde se le indique con el fin de que termine picando el anzuelo, de manera literal. La tecnología desarrollada para tal fin no dejó indiferente a nadie en Las Vegas ya que el vehículo está equipado con un sónar similar al que pueden utilizar los submarinos, para detectar el movimiento de los peces bajo el agua.

Para conseguir cautivarles, se le han incorporado señuelos LED de alta intensidad que son capaces de atraer de forma sencilla y rápida a todo tipo de peces y capturar peces de manera no violenta, otro de los elementos clave del sistema. Sobra decir que una vez que acercan al dron ya no hay escapatoria para ellos, prácticamente se le sirven en bandeja a los pescadores.

El ROV dispone de un motor que funciona hasta cuatro horas ininterrumpidas y destaca su diseño, el cual está inspirado en los peces, por lo que su movimiento en el agua imita a dichos animales acuáticos. Gracias a los materiales con los que está hecho se puede sumergir hasta 30 metros por lo que resiste una presión tan fuerte que también podría funcionar como equipo de apoyo para buceo profesional.

Para completar la herramienta, se creyó interesante que este dron submarino contase con una cámara 4K con conectividad Wifi  la cual permite ver desde la superficie lo que ocurre alrededor de él. Ofrece, de esta forma, la posibilidad de seleccionar la presa y además grabarlo todo en resolución 4K para compartir después la experiencia con quien se desee.

La cámara, además, tiene la posibilidad de enviar la imagen a un móvil Android o a un iPhone donde, gracias a una App descargable en los dispositivos, el dron submarino lanza un aviso de que se acercan nuevas presas gracias al sónar. Como complemento, todas las grabaciones se pueden disfrutar posteriormente con unas gafas de realidad virtual para ver en primera persona lo que ha grabado este vehículo.

Por otro lado, sus funciones lo convierten en una herramienta útil no solo para la pesca sino también para inspeccionar el área donde se va a practicar alguna actividad acuática como el buceo o la arqueología marítima. Además de vídeo, el gadget toma fotografías de 12 megapíxeles y realiza mapas submarinos de la zona donde navega.

Como suele ocurrir, hay quienes aplauden este tipo de desarrollos tecnológicos, que permiten posibilidades y oportunidades anteriormente desconocidas,  y quienes lo ven como una amenaza a un deporte tradicionalmente más rudimentario.