‘Naviator’, así lo han denominado los ingenieros de la Universidad Americana de Rutgers que lo han desarrollado. Al frente del equipo está el español Javier Díaz, nacido en un pequeño pueblo de Extremadura pero residente en Estados Unidos desde hace años, donde estudió Ingeniería Aeroespacial y ahora trabaja como docente e investigador.

 

El científico, especializado en mecánica de fluidos, arrancó su idea basándose en el concepto de que existen aves que pueden sumergirse y peces voladores, aunque en uno y otro caso sus prestaciones fuera de su medio natural son limitadas. “No ocurre así con el ‘Naviator’, que se desenvuelve de manera igualmente fiable en el aire y bajo el agua, por lo que puede decirse que hemos superado a la naturaleza”, explica.

Su creación ha despertado el interés de los responsables de la Oficina de Investigación de la Armada Estadounidense hasta el punto de poner sobre la mesa 618.000 dólares para que desarrolle el prototipo.

De cara al perfeccionamiento del mismo a los investigadores se les presentan diferentes retos en los que ya están trabajando. Una de las dificultades que encuentran es que los drones se manejan por ondas de radio, las cuales ofrecen dificultades de transmisión bajo el agua, por lo que se están planteando sustituirlas por pulsos acústicos, que en el agua se transmiten con mayor nitidez.

Por otro lado, ‘Naviator’ está limitado en cuanto al arrastre de carga aunque creen que lo podrían resolver mejorando las prestaciones y la potencia del dron cuando se enfrente al medio acuático. Además tienen que completarlo con nuevos sensores que permitan al vehículo, por ejemplo, captar imágenes u otras ventajas.

Sin duda lo más destacado de este vehículo volador- submarino no tripulado son las numerosas aplicaciones prácticas que ofrece. Desde el punto de vista militar, el que ha llamado la atención de los Navy, destaca la posibilidad de localizar minas submarinas con mucha más precisión, rapidez y seguridad que los medios actuales. Hay que tener en cuenta que la gran cantidad de basura que hay en los mares hace que todavía hoy se produzcan muchos ‘falsos positivos’. También este dron sería capaz de partir de un submarino, emerger, tomar imágenes de la ubicación y movimientos de una flota enemiga y volver a sumergirse sin ser detectado.

Fuera del campo militar, el aparato sería muy útil en el seguimiento de los vertidos accidentales de crudo al mar, midiendo la extensión de la mancha, su trayectoria, el espesor del crudo en cada punto y así ayudar a tomar las decisiones más eficaces. Podría usarse para revisar los anclajes de plataformas petrolíferas marinas o los pilares de los puentes sin arriesgar la vida de los submarinistas en esta tarea.

Igualmente, sería capaz de revisar los tendidos de cable submarino, estudiar la parte sumergida de los puertos o el casco de los barcos, o localizar naufragios y apoyar el rescate, etc. Es decir, todo un abanico de posibilidades que podrían salvar muchas vidas, combatir desastres ecológicos o ahorrar mucho dinero en la detección inmediata de fallas en estructuras bajo el mar.

Por el momento ‘Naviator’ sigue siendo un prototipo en pruebas; pero dado el interés despertado y las inversiones destinadas a su mejora, no tardará en estar disponible en el mercado.

0 Comentarios

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?